Cultura Preventiva: Evita estos 5 errores

¿Has escuchado que la cultura preventiva no se cambia de la noche a la mañana? ¿Qué cada uno de nosotros lo hacemos a un ritmo diferente? ¿Cuáles son los errores más comunes?

En mi caso, sí he oído miles de veces que el cambio de la cultura preventiva en cualquier empresa es un trabajo de tiempo, una hazaña e incluso una carrera de fondo. Y sí, puedo confirmarte que así es y como no podría ser de otra manera, los recursos influyen en el plazo.

Un año puedes llegar a tardar resultados ya medibles en Prevención de Riesgos Laborales pero piensa que puedes obtener mejoras desde el día uno. ¿Cómo?, utilizando la estrategia de ganancias rápidas (quick wins).

Así pues, compra paciencia, dedicación y perseverancia si no tienes ya de base estos ingredientes.

5 son los errores más comunes que hoy comparto para ahorrarte tiempo y esfuerzo en el programa de tu cultura preventiva o, como mínimo, para que no te pierdas en ellos.

1.Ser rígido

Sinónimo de eficacia exitosa es crear una hoja de ruta con objetivos, metas e hitos medibles para revisar el progreso de tu cultura preventiva.

A pesar de ello, durante este camino te encontrarás con impedimentos y problemas que debes abordar de forma estratégica y siendo flexible. Recuerda los 6 síntomas que te comentaba en un anterior artículo para detectar que algo está fallando.

que te comentaba en un anterior artículo para detectar que algo está fallando.

Siendo flexible y adaptándote durante el proceso será cómo conseguirás el verdadero éxito en tu visión para la cultura preventiva. 

2. Ocultar información

El equipo directivo es una de las características estratégicas para el cambio en la cultura preventiva. Si estás en este proceso o tienes que iniciarlo es porque creen en ello.

Es importante que lo capilaricen a toda la organización siendo transparente a la hora de comunicar aspectos como:

  • Cuáles son los objetivos
  • Cuánto tiempo va a tardar
  • Quién trabajará en este proceso

3. Tener exclusividad

En toda organización, el departamento de Prevención de Riesgos Laborales ha de ser un referente a nivel de cultura preventiva. De esta forma, la plantilla sabrá dónde acudir en caso de necesitar información, proponer mejoras, colaborar, etc.

Sin embargo, recomiendo encarecidamente que en el proceso de cambio de la cultura preventiva, se cuente con la activa participación de otros líderes:

  • la cultura preventiva es un valor de todos los trabajadores
  • cualquier miembro del equipo directivo o mando intermedio tiene como responsabilidad la Seguridad y Salud de sus empleados
  • sostenibilidad del proceso

¿Y si la persona que lidera este cambio en tu empresa pasa a otra posición en la organización?, ¿y si se jubila o decide cambiar de proyecto?

4. Eludir los comportamientos inseguros

Un resultado de 0 accidentes sólo puedes conseguirlo acompañando, a tu estrategia de cumplimiento normativo y condiciones inseguras, con una seguridad basada en las personas.

Es una excelente forma de prevenir accidentes, de ser proactivos y de que el cambio en tu cultura preventiva sea sostenible tanto en el tiempo como en la organización de tu empresa. No sólo dependerá sólo del departamento de Prevención de Riesgos Laborales.

5. Focalizar sólo en el comportamiento

La causalidad de los accidentes es múltiple y diversa. Parece que tenemos claro que el comportamiento humano es uno de ellos, y así es, pero olvidarte de lo que se denomina desempeño humano y organizacional sería un error.

Tienes que observar y conocer cómo encaja cada trabajador/a con todas las piezas la organización para determinar cómo funcionan como un sistema y si ésta puede ser una de las causas del accidente.

Y no te pueden faltar mis 3 tips finales:

  • Utiliza analogías para comunicar qué representa un cambio en la cultura preventiva
  • Crea un equipo multidisciplinar para liderar el cambio
  • Celebra los triunfos de haber sido flexible y adaptarte a una nueva ruta

La Prevención de Riesgos Laborales es una disciplina apasionante en la que en el día a día aprendes significativamente, tanto de forma teórica como práctica.

Si bien ese aprendizaje es, en ocasiones, a base de ensayo-error, he querido darte a conocer 5 errores típicos.

¿Has cometido alguno que quieras compartir? Aprenderé leyéndote en los comentarios.

Si te quedas atascado/a en alguno de ellos, pregúntame y con mi ayuda, seguro lo sacas adelante. 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *